Nota

Ángel Lo Valvo “El Padre del Mito”

“El Padre del Mito”  El que empezó la leyenda de Arrecifes


“Arrecifes, cuna de Campeones” ¿por que?
Alli nacieron: Ängel Lo Valvo, Froilán Gonzalez, el Clan Di Palma, Nestor Garcia Veiga, todos los Marincovich, Carlos Pairetti y ya mucho más cerca Norberto Fontana y Juan C Alvarez.

 

Debutó en el Gran Premio Internacional: Virgilio F. Grego del año 1936 con el apodo de Hipómenes, (en Grecia antigua: Dios de las carreras). Se ubico nada más y nada menos que en la tercera posición.

El Turismo Carretera comienza en el año 1937 cuando los pilotos competían en senderos, que más tarde se transformaron en caminos y luego en rutas, quienes con escasos medios económicos trazaron la apasionante historia del Turismo Carretera. La velocidad, el peligro, la aventura, la camaradería y el virtuosismo de los pilotos y equipos, generó un sentimiento muy particular en la gente de la época, transformándose en un seguidor incondicional que se ha ido transfiriendo e incrementando de generación en generación. El rugir de los motores, un pueblo acercándole su aliento y todo un país pendiente de enormes radios que traían las noticias de recónditos lugares, daban inicio a esta pasión popular llamada Turismo Carretera.

 

El 20 de junio de 1937 se autorizó la realización del Gran Premio. Su participación era restringida, y se permitía participar solamente a autos cuyas carrocerías fueran cerradas (excluyendo los autos de carrera o gran sport). La extensión de la prueba debía superar los 1000 kilómetros, recorriendo diferentes caminos y provincias a una velocidad máxima de 120 km/h. El 5 de Agosto de ese mismo año, el sueño llamado Turismo Carretera se hizo realidad. Un puñado de audaces se lanzaron a recorrer el primer Gran Premio por las provincias de nuestro país a través de caminos inexistentes, a bordo de automóviles de serie armados con esfuerzo y dedicación.

Angel Lo Valvo, con su Ford V8 de 1937 se convierte en el primer ganador del Turismo Carretera. Junto al él se destacaban nombres consagrados: Ernesto Blanco, Julio Pérez, Eduardo Pedrazzini, Tadeo Taddía, Héctor Suppici Sedes, Rodrigo Daly, el chileno Lorenzo Varoli y muchos más.

La CDA del Automóvil Club Argentino dispone que, a partir del primer día de 1939, el Campeonato Argentino comprendería los títulos de: Campeón de Pista, de Velocidad y de Carretera. En ese año, Angel Lo Valvo volvería a inscribir su nombre en la historia del TC, al consagrarse Campeón Argentino de Carretera. Por ello, desde aquellos autos de “turismo” que intervenían en la primera competencia, junto al título que lucía el ganador absoluto de esa temporada (Campeón de Carretera) comenzó a formarse popularmente el nombre que llevaría definitivamente la categoría:

La hazaña de 1946

Una de sus hazañas más importantes la tuvo en el año 1946, cuando se unió a Ángel Pascuali,  para intentar batir el récord de 100 horas de conducción de un automóvil.
El desafío lo concretaron a bordo de un MG, en el Circuito de Moreno y alternándose la conducción, llegando a recorrer una distancia de 8.511,905 km, a un promedio de 85,119 km/h, mejorando inclusive otras marcas como ser la de 24 h, con 2.188,916 kilómetros a un promedio de 91,204 km/h y la de las 48 h, al recorrer 4.209,169 km a 83,941 km/h de promedio. El desafío, duró exactamente cuatro días y cuatro horas, en las cuales Lo Valvo y Pascuali debieron luchar no solo contra el tiempo y el cansancio, sino también contra las inclemencias climáticas que los acompañaron durante todo el desafío.

 

Fuente:
www.historiatc.com.ar
Angel Lo Valvo, hijo
http://actc.org.ar/modules/actc/history.php