Nota

Repuestos “Originales” o “Genéricos”

Arreglar o restaurar un auto en nuestro país tiene sus encantos: encontrar los repuestos y accesorios necesarios…..

Historia Real
Pedro S, como tantos pibes en su niñez, jugaba a las carreras de autos, con esos autitos, del tamaño de la palma de la mano, que venían de chapa o de una goma dura o muy fina de material desconocido que se les ponía masilla dentro para darles peso, y hasta una cucharita para lograr que se deslice en una enorme pista dibujada con cal sobre una de las pocas calles de pavimento que tenían en la nuevita, hoy, Ciudad Evita, al costado de la Richieri.

El autito de Pedro era de una marca indescifrable pero, para él, era un Torino, el mismo que había escuchado por la radio haber realizado la proeza de Nurburgring.  Y hasta lo había pintado con tempera y puesto el mismo número en la puerta con la ayuda del padre.

Pedro, con los años se caso, formo una familia y para cuando sus hijos comenzaron a valerse por si mismo decidió  regalarse ese sueño de chico: Un Torino 380.
Para que???!!!, fue la respuesta de su mujer, ¿acaso ella podría entender lo que usted, estimado lector, y nosotros entendemos?.
Tras su “asignatura pendiente” emprendió la búsqueda, imaginó que no sería fácil y consulto con su grupo de amigos, muchos de los cuales eran los mismos que participaban, allá en el tiempo, de las carreras con los autitos con masilla,.
Uno dijo:  ni en el banco del mamado conseguiría un bicho de esos en buen estado, Roberto que, de encontrarlo, le saldría una fortuna, y otro, un poco más en el tema  le explico que debía comprar 2, para tener un donante ya que los repuestos no existían. Antonio puso cara de: ¿eso te vas a comprar?

Pedro no tenía un presupuesto ilimitado, pero mucho no le importaba, tenía decidido ir arreglándolo de a poco, sin tiempos.
Acompañado por su eterno amigo Alejandro comenzaron a vivir las peripecias de ver uno, dos, cinco torinos que en las fotos insinuaban, como esas mujeres con “buen lejos”, un estado fabuloso, en las fotos….

Por unos trámites fue al centro de Buenos Aires. Estaciono su auto y frente a él , en el estacionamiento. ¿que había?:
Un hermoso Torino 380w. naranja, con un pequeño cartelito:

Ese mismo día arreglo con el propietario y al otro fueron al registro del automotor correspondiente donde hicieron la transferencia.
Pedro estaba feliz….

Lo llevo manejando a su casa no sin cierto esfuerzo, evidentemente no andaba muy bien, pero no le importaba, sabía que lo dejaría como el quería.
Sus amigos, al ver la “joyita”, hicieron todo tipo de comentarios: El toro en esa época no venía de color naranja…, las butacas son del TS, el motor no es un W, y así siguieron encontrando a cada rato más y más diferencias y defectos. Hasta Osvaldo le dijo: VENDELO!!!!  Ya Pedro no se sentía tan feliz….

Manos a la obra  uy! ¿Por donde empiezo?
Fueron con Alejandro de Juancito, el “chapa y pintura” amigo de confianza.
El color original era azul bahía, según decían los papeles. De que color lo queres? – en un par de meses lo tenes…, pero  conseguime la parrilla que no es original del modelo más esto, esto, esto esto y esto más esto… ahhh y las insignias no son originales, así que trata de traerme las que corresponde. heyyyy: no te olvides de los faros!!!
Tucho, el mecánico, fue de Juancito para ver la mecánica, le pidió una huevada de dinero y tantas vueltas que decidió recurrir a otro muchacho que hacía mecánica que sin mayores problemas lo revisó y afirmo que lo dejaría como nuevo.

En el mientras tanto había que conseguir todos los repuestos y accesorios.
En un poco más de 3 meses consiguió la parrilla por internet junto a algunas de las insignias, un par de baguetas las compro en un desarmadero, después de visitar tres y otra, la que va en la cola se conformó con mandarla a reparar.

 

 

Los faros y acrílicos traseros originales también los consiguió, luego de caminar bastante, los faros en su caja de carton  IKA y los acrílicos en una caja que decía Renault.

De la lista de repuestos ordenada por el mecánico, por un dato, consiguió otro repuesto y original, que venían también en la bolsita de polietileno que decía “IKA”, otras en distintas casas de repuestos y muchas que no tenía idea donde encontrarlas después de caminar Warnes en toda su extensión, tampoco consiguió.

Juancito entregó el auto y parecía un chiche, en su color original de fábrica y todos los detalles
Habían pasado, otros casi 4 meses, porque no completaban los accesorios pedidos y encima el cromador que se encargó de las manijas de las puertas inicialmente las perdió. pero después aparecieron.

El otro muchacho mecánico de nombre Alberto recibió la coupe, saco el motor y puso manos a la obra. Todo quejas se escuchaban de él, que no tenía tal cosa, que le faltaba tal repuesto, que no conseguía tal otro. Pedro desesperaba ya que cada queja aumentaba el precio…. trataba de resignarse imaginando el resultado.

Otros casi 2 meses y al final recibe el llamado de Alberto: vení a buscarlo!!!

Pedro tenía piel de gallina, fue con Alejandro a buscar el Toro, llegaron lo vieron, pusieron en marcha y recibieron la recomendación de probarlo unos 100km para llevarlo de nuevo para ajustar la tapa y revisar algunas cosas.

El sábado siguiente, bien temprano, emocionado salio a la 205 (ruta que va a Cañuelas) y al poco de andar comenzaron a sentirse unos ruidos raros…., pararon, llamaron un remolque y guardaron el toro. La desolación inundó a Pedro mientras Alejandro recontraputeba al mecánico una y otra vez.

Peleados a muerte con ese Alberto, Esta vez consultaron a unos y otros propietarios de Torino y dieron con un tal Manolo en el barrio de Villa Crespo, se lo llevaron y dijo: vengan en 5 días.
Que largos fueron esos días…, llegaron al taller:  Manolo les mostró que es lo que había encontrado: una manguera que conducía la nafta con su filtro apoyada en el múltiple, en vez de su corrspondiente canería de cobre, la cadena de distribución fuera de punto, 2 zapatitos de las válvulas rotos y todos de pésima calidad, el carburador manoseado y puesto sin las reparaciones originales. La tapa que perdía aceite porque no la habitúan rectificado y “kilos” de sella junta con una junta enorme, el cardan fuera de desbalanceado, la selectora puesta a martillazos (no era tampoco la original prometida y comprometida por el anterior mecánico) y así un montón de detalles de cosas traídas como buenas de mala calidad.
Los frenos “originales” según Alberto que había colocado  tampoco lo eran y el freno de mano con remiendos.
Las 2 campanas traseras en pésimas condiciones y con cintas de freno de un tamaño enorme, lo que provoco se inutilizaran los cilindros, en vez de cambiar las campanas…. y poner las cintas remachadas y no las pegadas, como corresponde.

58 días le tomo a Manolo terminar el auto, hubo que hacerle cosas al motor, a la suspensión  conseguir los bujes y brazos originales (en serio) y el sistema de combustible completo. Manolo se encargo de los repuestos pero no los que ofrecían como originales sino los correctos de marcas de fabricas que hace años están en el mercado.

Hoy Pedro tiene su auto, entre conseguir las butacas originales, retapizarlas, hacerle toda la parte eléctrica, encontrar las llantas originales (en serio) pasaron otros 5 meses. Pero Finalmente…… Pedro es feliz y todos el sacrificio y esfuerzo quedarán guardados como parte de toda una historia que ahora le permite disfrutarlo y de alguna manera sentirse como manejando algo de nuestra historia: esas bestias que nos llenaron de orgullo  paseando por Europa nuestra industria.

Nota de Fierros Clásicos: el nombre verdadero no es Pedro y la foto de su Torino no creímos conveniente publicar.

 

REPUESTOS ORIGINALES O GENÉRICOS

En esta nota separamos los autos que se fabricaron en Argentina de los importados, siempre relacionados con autos clásicos y/o antiguos.

 

Autos Nacionales

A finales de los 50′, principios de los 60′ se instalaron en Argentina varias fábricas de automóviles favorecidos por una ley de promoción industrial. No mucho después podíamos decir, con orgullo, que en nuestro país se fabricaban autos en un 100%.

Únicos en todo Sudamérica. Brasil mientras tanto producía con casi 6 veces la población nuestra la misma cantidad de autos pero de una calidad absolutamente inferior.
Derrocaron a Frondizi, a Illía, después empezó la debacle, hasta que en los 90′ se noqueó las esperanzas de una nación industrial gracias a una política bastarda que cerro miles de fabricas argentinas en favor de la meca del importado.
Entre tanto las fabricas automotrices hicieron la suya: nos mantuvieron décadas con las mismas carrocerías cambiando un par de pequeñeces y con eso presentando nuevos modelos.

Repuestos originales:

En la actualidad cuando necesitamos algún repuesto: ¿que hacemos? Primero vamos a los negocios de la marca del auto en cuestión y si el negocio tiene muchos años, mejor. Puede suceder que efectivamente lo tenga y encima dentro de bolsitas con la marca que nos impresiona como originales, ¿Es tan así?, ¿son originales? ¿Nos dan garantía?

En este punto tenemos que hacer un alto y reflexionar: evidentemente son “originales” la propia marca los vende como tales, en un negocio autorizado por los fabricantes, sin embargo sabemos que hubo acciones judiciales de parte de las fabricas a ciertas casas de repuestos que vendían como originales repuestos que no los eran. Así y todo, tratando de ser fieles creyentes:  ¿son de la misma calidad que los que originalmente se ponían en estos autos? y la respuesta es……..¿:Alguna vez lo sabremos? o ¿los sufriremos?

Las fabricas de autos, las que están en el país desde finales de los 50′ y responsables de la fabricación de muchos de los autos que tienen y disfrutan nuestros lectores cumplieron en asegurar a los usuarios los repuestos de sus autos durante el tiempo impuesto por ley, aproximadamente 10 años, pasado ese tiempo simplemente dejaron de producirlos. Lo que ocurrió en realidad es que fabricaron durante tantos años lo mismo que los 10 años no pasaron hace tanto tiempo. ¿Cuando se dejo de fabricar el Peugeot 504? ¿Y el Falcon?. Además los motores, de casi todas las marcas, durante muchos años casi fueron los mismos.

La cosa es que no han la tenido obligación legal pero  tampoco el interés por mantener ese parque automotor en funcionamiento que, de alguna manera, prestigia sus marcas, así como las matrices la tienen en sus países de origen por ello en nuestro país no hay negocios especializados en repuestos y accesorios de esas fabricas de los modelos fuera de producción con la consecuente delegación del problema en nuestras manos.
Reconozcamos que hoy por hoy muchas de ellas ni tienen esos repuestos para los autos que venden 0Km, o si?

Por lo tanto, no dudamos de la calidad de los repuestos que vienen embolsados ni de los vendedores, es dable suponer que son repuestos que responden en las medidas y funcionamiento pero distan de ser los propiamente dichos “originales” que las fabricas utilizaban.  El tema se presta para algunas de las tantas picardías a las que estamos acostumbrados y, producto de ello, como en tantos ordenes, estamos como estamos.
Ejemplo: pregunten al propietario de un Peugeot 404 si necesita comprar un flotante para su tanque de nafta y que es lo que recibe en una bolsita con el león ?? (será un León?).
O a un propietario de un Fiat 1500 si los repuestos de motor son fáciles de encontrar y cuando le ofrecen “originales” son tan originales que se adaptan sin problemas…..

O a muchos vendedores de insignias “originales” que, comparadas con las verdaderas, no sería más propio pusieran “replicas”…. y en muchos casos: berretas.

Repuestos genéricos:

Entonces nos quedan los llamados genéricos, esos productos de fabricación local que muchas veces son de excelente calidad aunque no de marcas reconocidas.
Hay empresas, las conocemos,  fabrican muy buenos repuestos para autos nuevos o de los últimos años y mantienen una linea para los clásicos y antiguos de la misma calidad, muchos de esos repuestos eran realmente originales utilizados por las terminales y  ahora, los venden con su propia marca.
Hay muchos negocios de venta de repuestos muy serios con propietarios honestos que están hace muchos años atendiendo las necesidades de mecánicos y usuarios que no se prestan a cosas raras, no suelen vender productos falsos, se los conoce, se los recomendarán seguramente en cada zona.
También existen en el mercado algunos emprendimientos de personas que, con mucho esfuerzo fabrican, casi de forma artesanal, algunos productos que, por amor al auto y modelo los suelen hacer de excelente calidad y fiel reflejo de los originales. Estos tienen la decencia y honestidad de vender como replicas aunque muchas veces son exactamente como tales. Bravo por ellos!!!
Esto no quiere decir ni significa que se consigan todos los repuestos, habrá que buscar incansablemente pero de querer se lograrán los resultados.

La búsqueda incluye, además de los comercios y los datos de amigos, las paginas de Internet y caminar, caminar, caminar.

Una más: en el país, casi en todas las provincias hay mecánicos de excelente calidad que se especializaron en determinados modelos. Los conocen muy bien y a la hora de arreglar un desperfecto, aunque serio, suelen comportarse como verdaderos magos.
Por política de Fierros Clásicos no comercializamos ni somos parte de operaciones comerciales, sin embargo por correo a info@fierrosclásicos.com podemos brindar datos de talleres especializados, siempre en número de 3 para que el lector elija sin compromiso ni responsabilidad nuestra. Los brindamos a solo titulo informativo.
Una recomendación especial: los clubes de marcas y/o modelos están formados por personas que comparten su pasión y amor, suelen hacer encuentros donde reina un muy buen clima. Ellos podrán ayudarlo a encontrar esas deseadas piezas faltantes.

 

Autos importados

BMW, Mercedes Benz, por ejemplo: siguen fabricando repuestos de todos sus modelos. Ellos entienden, con acierto, la importancia que sus modelos fuera de producción sigan circulando porque son una muy buena publicidad y especialmente por respeto hacia todos sus usuarios. Estos repuestos y accesorios tienen la garantía oficial mundial!!!
Los Minis clásicos también cuentan con muy buenos comercios en Europa, puntualmente en Inglaterra hay verdaderas “juguetearías” delicia de los usuarios de esos modelos.
En Italia los hay de Fiat y de Alfa Romeo, salvo de Lancia, que al parecer sus repuestos no son fáciles de conseguir. Y todos con la garantía oficial.
En Alemania, además de las marcas enunciadas están casi todas las demás, tal vez sea un problema con los repuestos de los autos pre-guerra.
En Francia no nos consta que las empresas que vendan repuestos y accesorios de sus marcas sean oficiales pero hay negocios especializados.
Estados Unidos es la meca del automovilismo, es increíble los formidables negocios que comercializan repuestos por marcas y modelos, casi asegurando el 100% del auto.

 

Si se trata de fabricas que desaparecieron, entonces es conveniente dirigirse al club de la marca y/o modelo que haya en nuestro país, ellos pueden asesorar muy  bien.

Entonces: tenemos chances de encontrar los repuestos originales de los autos, esto significa que hay solución a nuestras necesidades, claro está que las restricciones cambiarias y aduaneras son otro tema.

Conclusión: de alguna manera los repuestos y accesorios se consiguen, será en algunos casos un tema de búsqueda, en otros de precio y posibilidades de ingreso.
Lo que Fierros Clásicos intenta es alertar y proteger a los consumidores de estos repuestos y accesorios, comprados en la buena fe como originales y  no es justo que, además de “sacudirlos” con el precio, no brindar un producto y servicio correcto o engañando vilmente y aprovechándose de nuestro desconocimiento. Y, por parte de los consumidores, no comprar repuestos inconseguibles usados, por desesperación o picardía en cualquier lugar porque estos pueden provenir de algún delito y así es como se alienta el robo de nuestros preciados autos.

Nos parece muy importante que los lectores expresen su opinión al respecto colaborando y aportando soluciones para lograr que sea más simple encontrar los repuestos y accesorios que necesitamos.
También nos podemos equivocar y poner algún dato erróneo  confiamos que, de corresponder, nos corrijan.

Fierros Clásicos