Nota

Aston Martin DB2 Supersonic de 1956

los “Diseños creativos de Ghia” evocan una era sueños ilimitados que podía poner, sobre la tierra la mas hermosa de las fantasías y así se presenta el Supersonic. Era el último de una serie de 15 autos únicos creados por Ghia a las variaciones del diseño de Giovanni Savonuzzi y único ejemplar en un chasis de Aston Martin.

 

11

 

Su fascinante historia: Harry Schell, un estadounidense radicado en Paris que nació en el mundo de los autos de competición y deportivos premium fue su primer propietario.
Schell sentía pasión por las carreras de autos y durante la década de 1950, compitió en Grandes Premios con una variedad de marcas, incluyendo Talbot-Lago, Maserati, Gordini, y Vanwal. Además de piloto, tenía una gran variedad de autos, para su uso personal, excepcionales.

 

13

 

El Aston Martin DB2 2/4 MKII Supersonic, con chasis AM300/1/1132  vio la luz, por primera vez, en el Salón del Automóvil de Turín 1956.

El 1132 fue una creación completamente a medida, diferente a cualquier otro Aston Martin de su época. Desde la parrilla ovalada y los faros cubiertos a la “lanza” que atraviesa como una flecha su perfil, o las ópticas traseras similares a la cola de un reactor.
Es toda una obra maestra del arte del diseñador de automóviles, en la carrocería de aleación más avanzada de la posguerra. “Este Aston Martin no sólo era rápido y exclusivo, era auténtico arte pop sobre ruedas”.

 

14

 

La  carrocerías “supersonic” se ensamblo al poderoso y más espacioso DB2. Sustituye su disposición original de asientos 2 + 2.
Los carroceros de Ghia fueron capaces de dotar al diseño de Savonuzzi con un perfil un poco más alto en aluminio. Por otra parte, el Aston Supersonic se distingue de sus hermanos (las otras 14 carrocerías)  por la presencia de un paragolpes delicadamente curvado que parece servir como una forma más escultural de función de seguridad.

 

15

 

 

En un artículo sobre los autos personales de los pilotos de Fórmula Uno, entre ellos Juan Manuel Fangio y Peter Collins, Harry Schell se ve saliendo de la Aston Supersonic con la puerta abierta, lo que demuestra aún más su relación especial con el auto.

En 1957, el auto fue adquirido por Robert M. Lee, un joven coleccionista que presento el auto y gano el Best of Show en el Pebble Beach Concours d’Elegance.
Lee fue fotografiado fuera del popular Harwyn Club en Manhattan con el auto. Sin embargo , a finales de 1957 se lo vendió a Richard Cowell, también de Nueva York.
Cowell, heredero de una fortuna de petróleo, con más o menos 30 años de edad se presentó en febrero del año siguiente en un artículo de cuatro páginas en la revista LIFE por su matrimonio, muy publicitado y de interés periodístico con Gail Vanderbilt Whitney, hija de Cornelius Vanderbilt Whitney. Bastante sorprendentemente, el artículo no sólo retrata la feliz pareja joven, sino también el Aston Martin, que Cowell regaló a su encantadora novia, junto con un anillo de compromiso de ocho quilates y una mansión de la Quinta Avenida.

 

10

 

 

Los Cowell llevaban una vida extraordinaria y después de su divorcio de Whitney en 1959, a Richard se lo vio salir con mujeres extraordinarias: Ava Gardner y Jayne Mansfield. Tras su divorcio, en 1959, el Supersonic fue adquirido por Bob Grossman, el piloto de Ferrari  muy conocido que talló una reputación desde Maranello a California.
El Aston Martin pasó sucesivamente por los siguientes propietarios: Fred Benson y luego Arnie O’Brien, y queda en la región de Detroit, donde finalmente fue estacionado en una gasolinera abandonada.

En 1974, el auto fue descubierto en una antigua estación de servicio alrededor de Nine Mile Road de Detroit por Brian Joseph, quien reconoció inmediatamente  la insignia de Aston Martin y supo que el auto que había encontrado era muy especial. Tomó fotografías de la Supersonic y regresó ocasionalmente a admirarlo, hasta que, en una de esas ocasiones, el auto había desaparecido.

Recién a finales de 2003, se supo que el auto se encontraba en Toledo, Ohio.
La restauración de este singular Supersonic se llevó a cabo sin reparar en gastos.
El auto fue desmontado poco a poco, las piezas fueron catalogados.
Completado a principios de 2011, debutó ese año en el Pebble Beach Concours d ‘ Elegancia, quedándose con el segundo lugar de la categoría posguerra Touring Class.

En el mes de enero siguiente, el Supersonic ganó el Premio en el Domingo Classic Sports en Mar-a-Lago, celebrada conjuntamente con el Cavallino Classic en West Palm Beach, Florida.

 

12

 

La autenticidad y la rareza del auto fue reconocida, una vez más en julio de 2012 en el Concours d’Elegance de América, que tuvo lugar en St. Johns en Michigan.

Su valor se estima en 2.000.000 de dólares.